Noticias

noviembre 24, 2019

Monólogos por la organización de un territorio: Población Paredes, abajo de la Línea

por equipo ACIWA

Mi nombre es Patricio Villablanca, soy parte de la directiva de la junta de vecinos 28 Paredes, del sector Abajo de la Línea. Actualmente estamos trabajando en una coordinación para poder unificar el trabajo comunitario y social desde los barrios. Hemos definido una articulación entre distintas poblaciones: El Progreso, Población Paredes, Santa Elena, San Antonio. Hemos llamado a este proceso, Comunidad Territorial Abajo de la Línea.


Estamos trabajando a través de Cabildos y Asambleas populares, también a través de actividades en torno al Río Cautín. La semana pasada tuvimos un conversatorio donde distintos vecinos y organizaciones hablamos un poco sobre el rescate del Río Cautín, de cómo podemos participar y articularnos un poco mejor, cómo podemos empoderarnos de los espacios, desde los barrios, para construir pertenencia e identidad.

Respondiendo a la contingencia de las últimas semanas, como vecinos y organizaciones de base, hemos tomado conciencia de que necesitamos organizarnos y transmitir las demandas y el malestar de la población con respecto a distintas políticas que no han sido satisfechas durante años. En las actividades nos han acompañado las compañeras de Abofem, en cabildos abiertos, donde nos han podido contar temas legales que nosotros como vecinos no sabemos, porque en el fondo se ha eliminado desde la educación y la organización, la educación cívica; no conversábamos mucho de política, de leyes. Las abogadas nos han ido comentando cómo funciona la Constitución, cuáles son los procesos constituyentes, y cuáles son los mecanismos de organización.

Hemos ido aprendiendo, y le vamos encontrando sentido a la necesidad de que como vecinos debemos informarnos de las políticas que se trabajan a nivel central, de las que hemos sido excluidos como pobladores, en la toma de decisión, en la participación y en el recoger nuestras verdaderas necesidades, y darles solución.

«Como pobladores hemos planteado en los Cabildos que necesitamos una Asamblea Constituyente donde todos los vecinos, sin distinción, puedan participar, y que las decisiones salgan a través de las Asambleas y los Cabildos territoriales.«

Pato Chico, Población Paredes, Temuko.

Queremos seguir trabajando en Cabildos, sobre todo con el tema del Acuerdo por la Paz, donde los sectores políticos y parlamentarios han desarrollado un acuerdo en donde se llama a dos instancias de participación, la convención mixta y la convención constituyente. Como pobladores hemos planteado en los Cabildos que necesitamos una Asamblea Constituyente donde todos los vecinos, sin distinción, puedan participar, y que las decisiones salgan a través de las Asambleas y los Cabildos territoriales. Desde esos espacios definir lo que la comunidad realmente necesita. No queremos que un sector político de la sociedad, nuevamente vaya a tomar decisiones por nosotros, dejándonos sin participación directa para cambiar las cosas.

La demanda que también existe en los barrios es que se den soluciones inmediatas. Por ejemplo, el tema de la salud, las listas de espera y lo poco oportuna que es para la gente. Pero estas cosas inmediatas también hechas en un marco donde se entienda la salud como un derecho, que esté protegido por el Estado.

A nivel de barrios se habla harto de la conectividad, de la recuperación de los espacios barriales y de los recursos naturales de los territorios, en nuestro caso, el Río Cautín, al que siempre se le ha dado la espalda. Este sector abajo de la línea siempre ha sido marginado por lo mismo, encajonados entre la línea férrea y el Río Cautín. Siempre ha sido un sector de periferia, marginado, discriminado.

Creemos que tenemos que volcarnos al Río, hacerlo parte de la vida, de la ciudad, abrir espacios para que los vecinos puedan acercarse al Río y generar actividades junto a él. Que sea un punto de encuentro de la comunidad. Es parte de la identidad de nuestro territorio.

Creemos que al Río no le hemos dado el valor, la importancia que tiene. Este es un tema largo, desde el 90 que distintas organizaciones han venido trabajando, pero nunca se le ha dado respuesta por parte de las autoridades, y tampoco se ha fortalecido e impulsado mucho desde los barrios. Ahora, a medida que ha pasado el tiempo, hemos vuelto a mirar el Río, y nos hemos dado cuenta que como recurso natural, que nos ha visto crecer a muchas generaciones, es necesario tomarlo en cuenta, sobre todo ahora que hay un impulso por recuperar los recursos naturales que son de todos nosotros. Por esto ha surgido con muchas ganas, mucho ímpetu, la idea de recuperar el Río Cautín, su biodiversidad, que el Río sea un vínculo entre los vecinos. Tenemos que defenderlo, porque es parte de nosotros.  

Como Población y Comunidad Territorial Abajo de la Línea, estamos participando de la Asamblea Popular Plurinacional de Temuko. Consideramos que es una instancia donde nosotros podemos depositar nuestras demandas, y unirnos colectivamente para desarrollar un proyecto comunitario unificado, desde los barrios. Los barrios no estamos bien organizados, por lo que necesitamos una instancia más amplia donde podamos respaldar esta necesidad de cambio. La Asamblea es una plataforma para lograr juntos un cambio, y que este resuene a nivel central. Podemos tener nuestras diferencias políticas, ideológicas, valóricas. La Asamblea es un camino, dentro de varios caminos que debemos desarrollar. Hasta el momento es el espacio en donde distintos sujetos, organizaciones y colectivos podemos unirnos y empezar a conversar políticamente de lo que queremos como sociedad, como región. También nos debería permitir conectarnos con otras Asambleas a nivel regional, para que nuestras opiniones se aglutinen en un petitorio común, para hacer los cambios que este país requiere.

«El movimiento está madurando, estamos hablando más informadamente. Estamos logrando espacios de concientización en distintos temas, de una población que ha estado dormida por muchos años.»

Pato Chico, Población Paredes, Temuko.

El movimiento ciudadano se ha ido diversificando en distintas instancias y expresiones que han enriquecido las movilizaciones. Colectivos que se han organizado en sus sectores y espacios de trabajo que han desarrollado una serie de propuestas que han ido fortaleciendo las demandas sociales. Los distintos ofertones que ha generado el Gobierno desde el inicio de este ciclo, ha mermado parcialmente la convocatoria, pero hemos logrado establecer hitos de movilizaciones periódicos y masivos, semana a semana. El movimiento está madurando, estamos hablando más informadamente. En los barrios se están armando escuelas de formación cívica. Estamos logrando espacios de concientización en distintos temas, de una población que ha estado dormida por muchos años.

Lo que aparece más claro en la discusión son tres cosas: no podemos seguir teniendo una constitución de la dictadura, debe ser construida por el pueblo, pero primero, justicia para las víctimas de la violencia del Estado y sanción para el presidente Piñera. Debe ser culpado por los crímenes que ha cometido.