Noticias

octubre 31, 2020

Evelyn Silva: «Un valor transversal en materia de Derechos Humanos, debiese ser la participación»

por equipo ACIWA

El pasado jueves conversamos con Evelyn Silva Tremigual, psicóloga, militante de La Tendencia, activista de derechos humanos, parte de la Coordinadora Casa de la Memoria. En la reunión pudimos compartir ideas en torno al trabajo local en derechos humanos, el rol de la memoria en este momento histórico, lxs niñxs y jóvenes en este proceso constitucional y de revuelta, y sobre la nueva jornada de la Escuela de Derechos Humanos desarrollada junto a la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos y Ejecutados Políticos de La Araucanía, la Comisión Ética Contra la Tortura y la Agrupación de Ex Presos Políticos Enrique Pérez Rubilar.


¿Cómo ves el trabajo en torno a los derechos humanos, desde la experiencia en la Coordinadora Casa de la Memoria?

Yo creo que es una lucha que se ha mantenido. No fue una lucha que nació espontáneamente hace un par de años. Es una lucha que ha resistido. Tomó mucha más notoriedad a raíz de la dictadura y las violaciones a derechos humanos y crímenes de lesa humanidad, pero la lucha en torno a los derechos humanos venía de antes. La podemos reconocer, por ejemplo, en los movimientos feministas. Nosotros lo que hacemos es tratar de tomar la posta de esta lucha. La organización es bien diversa en relación al rango etario de quienes participan, y eso es una tremenda alegría, para los compañeros que nos llevan ventaja en cuanto a experiencia y años de lucha en esto. 

«Identificamos que esta región tiene una tradición patronal, de dominación, de intentos de exterminio del pueblo Mapuche, o los propios intentos de algunos por borrar sus propias memorias, desde el proceso de instalación del Estado Chileno.«

En cuanto a la realidad local, nosotros reconocemos que hay un trabajo aún más complejo. Identificamos que esta región tiene una tradición patronal, de dominación, de intentos de exterminio del pueblo Mapuche, o los propios intentos de algunos por borrar sus propias memorias, desde el proceso de instalación del Estado Chileno. Esto también abre la disputa de cuál es la memoria oficial, finalmente. Son algunas de las complejidades, las que creemos han dificultado la instalación de un trabajo más permanente en derechos humanos, que involucre a toda la sociedad. 

Recuerdo lo que ocurrió con las tomas en las Municipalidades hace un par de meses, como rápidamente resurgen grupos fascistas, tomando por su mano el control de otros ciudadanos. Qué rápido somos capaces de volver a eso. Es una responsabilidad que tenemos como sociedad. Pienso que esto se da por no haber desarrollado una transición real. Nuestra política de transición, desde la Dictadura hasta la “Democracia”, fue nula. Recién este fin de semana, estamos votando la intención de deshacernos de la constitución de Pinochet. Lo único que hizo la clase política en estos años fue administrar la Constitución que había dejado Pinochet, profundizarla. Todo esto no generó un clima que permitiera una entrega real de justicia y, por supuesto, ninguna garantía de no repetición. 

¿Cómo entender la memoria, qué rol juega en este momento histórico?

Las memorias están en constante construcción. Si podemos realizar esta Escuela en Derechos Humanos, es porque hay memorias que persistieron. Que lograron resistir a la no voluntad política, a los años. También hay memorias que se están gestando, que son memorias nuevas. Desde ahí, reconocer a los nuevos actores que irrumpen en el tema de los derechos humanos. Las luchas por los derechos humanos más allá de lo social y lo político, en la educación, la salud reproductiva, muchas nuevas voces. Nosotros queremos ser puente, hacer que se vuelque la mirada en torno a los derechos humanos, que se permitan diversificar, y hacer conexiones con las que a veces no estamos tan acostumbrados. El tema de las memorias históricas, como por ejemplo la del pueblo Mapuche, que estuvimos revisando en la primera sesión de la Escuela junto al historiador Sergio Caniuqueo. También nos interesa ir conociendo otras memorias, la memoria feminista, la importancia del patrimonio como memoria, los archivos de documentos, relatos, testimonios también, un tema muy importante. De alguna forma, entender que lo necesario es que la gente se interese por estos temas, como una manera de hacerlos prevalecer en la actualidad, más ahora que se están abriendo debates que permitan incorporar estos temas en una nueva constitución.

Más allá de la casilla sectorial que desde el Estado se le otorga a los derechos humanos, y en el marco del proceso abierto el 18 de Octubre del año pasado ¿Cómo pensar en una Constitución que tenga un enfoque de derechos humanos, que se fundamente en su respeto, defensa y promoción?

«Desde hace un tiempo, en parte gracias a la virtuosa combinación de las memorias en resistencia de compañeras y compañeros, que sobrevivieron a la dictadura, sumado a las nuevas generaciones, que rompen con el trauma transgeneracional que dejó la dictadura, se han logrado sacar a flote nuevas formas de hacer política, y en eso, nuevas formas de participar.»

Todavía no hemos logrado dar una conversación, por las dificultades que a todos nos impone la pandemia. Pero si yo particularmente pudiera destacar algo, sería que un valor transversal en materia de derechos humanos, debiese ser la participación. Es uno de los elementos base del enfoque de derechos humanos. Todos tenemos un concepto de participación. Hasta hace un par de años atrás la sociedad chilena estaba bastante de acuerdo en que participar significaba ir a votar cada ciertos años por quien iba a presidir el país. Desde hace un tiempo, en parte gracias a la virtuosa combinación de las memorias en resistencia de compañeras y compañeros, que sobrevivieron a la dictadura, sumado a las nuevas generaciones, que rompen con el trauma transgeneracional que dejó la dictadura, se han logrado sacar a flote nuevas formas de hacer política, y en eso, nuevas formas de participar. 

Lo del fin de semana fue una victoria del pueblo, del pueblo organizado, en manifestaciones, en la calle. La clase política dijo hasta el cansancio que hacer protestas en las calles no era la forma, y se demostró que sí, que las formas no están definidas, que no son estáticas, no son permanentes, están en constante movimiento.

¿Cómo ves la relación entre memoria y lxs más jóvenes, lxs compañerxs secundarixs, las infancias?

Para ciertas generaciones, el roce, el traspaso de la memoria ha sido tremendamente importante para mantener la lucha. Desde el 2006 en adelante, si bien es sesgado porque es desde ahí que participo, se empezaron a vivir una seguidilla de movilizaciones impulsadas por los estudiantes. Se empezó a cambiar el sentido común, la educación tiene que ser gratuita. Esa fue una ganada del sentido común, que antes no estaba. Antes se decía, si quiero algo bueno tengo que pagar por eso. Desde ahí empiezan a irrumpir nuevos movimientos, a recuperar temáticas invisibilizadas, como el movimiento feminista desde el 2015, pero con fuerza el 2018, con toda la influencia de las compañeras argentinas.

El año pasado los secundarios nos vuelven a dar una gran lección, un llamado a que esto ya no puede ser, lo que estamos viviendo ya no da para más, ya no se aguanta. Mientras se busque la dignidad para el pueblo, se está en la misma. Pero cada actor debe representarse a sí mismo. Las infancias, las adolescencias deberían estar incluidas en el debate por una nueva constitución. Volvemos al tema de la participación. Y también al cómo concebimos las infancias. Ya no podemos imponerles modelos. Nos han dado una clase magistral y tienen razón. Quizás sus formas nos pueden parecer una u otra cosa, pero al final tienen razón y una tremenda verdad que decir. 

Hemos podido ver la serie documental desarrollada por la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos y Ejecutados Políticos de La Araucanía en conjunto con lxs compañerxs de EcoTV sobre los sitios de memoria en la región. Hoy, una nueva jornada de la Escuela en Derechos Humanos, Memorias del Cautín…

La Región de La Araucanía no cuenta con sitios de memoria reconocidos oficialmente por el Consejo de Monumentos Nacionales. Si bien se han hecho esfuerzos por calificar algunos sitios, no se ha logrado hasta el momento. Esa situación debería cambiar a corto plazo, hay compromisos para calificar el próximo año como sitio de memoria Miraflores 724, utilizado durante la dictadura como cuartel de la CNI. Esto es parte de un trabajo de investigación hecho por Daniela Oliva, integrante de la Agrupación de Familiares, sobrina de un ejecutado político que fue muerto en Bahía Blanca, Argentina. Ella hoy en día sigue trabajando en la agrupación, desde su rol de periodista y familiar. Gracias a ella se pudo hacer la investigación que permite hacer la petición de declaratoria de sitio, por el magnifico trabajo que ella pudo hacer, la cantidad de información que recopiló, pasó rápidamente y va a poder ser calificado el próximo año.

«Si bien se han hecho esfuerzos por calificar algunos sitios, no se ha logrado hasta el momento. Esa situación debería cambiar a corto plazo, hay compromisos para calificar el próximo año como sitio de memoria Miraflores 724, utilizado durante la dictadura como cuartel de la CNI.«

Nosotros lo vemos como un hito, porque permite empezar a visibilizarlo más. El tener una calificación administrativa permite hacer otras cosas más, por ejemplo soñar con la recuperación de ese lugar, como se ha dado en tantos otros lugares a lo largo de Chile, y poder desde ahí hacer otros trabajos de memoria.

Sobre la Escuela, este fin de semana, el sábado 31 de Noviembre, estará Federico Aguirre, Director del Instituto Nacional de Derechos Humanos sede Araucanía, comentándonos un poco sobre las definiciones en torno a los derechos humanos, e inevitablemente también hablar sobre el rol que ha jugado el Instituto en este último año. Han hecho una pega bastante buena, han sido quienes han presentado más de 5.000 querellas, pero en la región sólo hay 3 esperando audiencia. 

Si vamos a repetir la historia igual que en dictadura, de estar 40 años después recién encontrando algo de verdad, con fallos de 3 o 4 años que se cambian finalmente a remisiones condicionales de causa… siento que podemos repetir la historia, y profundizar aún más el daño que se le ha hecho a la sociedad en temas de derechos humanos. Este va a ser un debate bien importante a dar este sábado.

Redes Sociales

Galería