Noticias

agosto 30, 2020

[REPORTAJE] La calle que quiere destruir 87 años de historia

por equipo ACIWA

«El juego se ha convertido en espectáculo, con pocos protagonistas y muchos espectadores, fútbol para mirar, y el espectáculo se ha convertido en uno de los negocios más lucrativos del mundo, que no se organiza para jugar sino para impedir que se juegue». Eduardo Galeano

Fue en la intersección de las calles Freire con Balmaceda, en pleno corazón de Temuco, cuando un 15 de noviembre de 1933, y con el cerro Ñielol como testigo, un grupo de vecinos fundaron el Club Deportivo Coilaco. Han sido ya casi 87 años de alegrías y penas, pero por sobretodo grandes satisfacciones como relatan muchos de sus miembros, algunos más jóvenes que otros, debido a las cuatro generaciones que convergen en dicho Club, pero con la convicción de que el deporte entrega grandes valores como la unidad, la solidaridad y el amor al barrio, los cuales se han ido perdiendo en esta modernidad que avanza de una forma arrolladora.


Hoy, los vecinos y socios Coilaco, se encuentran dando quizás una de las más grandes batallas en toda la historia del Club. Y es que hace tan solo unas semanas, se enteraron de manera casual y por sus propios medios, de un proyecto de mejoramiento del liceo Pedro Aguirre Cerda y de la Escuela Especial Ñielol, ambos recintos educacionales colindantes a la cancha del Club. Al analizar el plano de dicho proyecto, y como parte de este, aparecía la construcción de una calle que pasaría literalmente por el medio de la cancha que tantos domingos sus protagonistas llenaron de gambetas y abrazos.

Han sido momentos de incertidumbre y agobio, pero por sobretodo de unión dentro de los socios, quienes a pesar del contexto de emergencia sanitaria mundial, el cual dentro de todas las restricciones impide el realizar actividades deportivas, no ha sido impedimento para organizarse y poder enfrentar uno de sus más importantes partidos, y que tal cual como dicen, hay que ganarlo por goleada.

EL TRIÁNGULO DE LAS BERMUDAS

Para quienes no son de Temuco y no conocen el Barrio Coilaco, hay que comenzar señalando su apodo, el cual y con cariño mucha gente le conoce, “El triángulo de las Bermudas”, ya que dentro de su perímetro, se encuentra el Hospital Regional, el Cementerio General y la Cárcel de Temuco, donde actualmente se encuentran 7 Presos Políticos Mapuche en una Huelga de Hambre por más de 40 días, exigiendo el cumplimiento del convenio 169 de la OIT con respecto a su situación intracarcelaria, entre otras demandas.

Por la misma Avenida Balmaceda, donde se encuentra dicha prisión, y un par de metros más a la costa, abriéndose paso por los grandes castaños que la adornan, se encuentra el Cementerio General de la capital regional. No hay persona en Temuco que no haya transitado por dicha avenida, donde las famosas pergoleras dan la bienvenida al camposanto más antiguo de la ciudad.

Es a esta misma avenida, hasta hace no más de un par de décadas atrás, donde llegaban múltiples carretas con todos los productos frescos que comunidades Mapuche producían en sus campos, vecinos al cono urbano de la ciudad, que ya por esos años avanzaba a paso agigantado en el ámbito inmobiliario y vial. Muchos niños y niñas mapuche de estos sectores, como Monteverde, fueron recibidos en casas de vecinas y vecinos del barrio, quienes les brindaban el cariño y las herramientas necesarias para que pudieran realizar sus estudios en escuelas de la ciudad.

En este contexto histórico y territorial se sitúa el barrio Coilaco, decretado Zona de Conservación Histórica (ZCH) por la misma Municipalidad de Temuco, lugar característico por sus calles compuestas de adoquines, los cuales han resistido al gris y monótono asfalto que se expande por el resto de la ciudad. También llama la atención por su bella y antigua arquitectura de sus viviendas, las cuales siguen incólumes a la arremetida violenta de las inmobiliarias que ya han depredado muchos barrios históricos, así como también casonas antiguas de la ciudad.

Al transitar por alguna de sus cuadras se pueden ver míticos locales, testigos de miles de historias y reencuentros, donde vecinos y visitantes pueden compartir sus hazañas acompañados de una rica malta, o el apetecido borgoña para combatir las heladas tardes que se dan gran parte del año en nuestro querido sur.  

Para finalizar el trayecto por Avenida Balmaceda, en calle Prieto Norte, nos encontramos con el Parque para la Paz, realizado en homenaje a todas las personas asesinadas y detenidas desaparecidas durante el oscuro y terrible período de la dictadura militar de Pinochet que vivió Chile y Gulumapu. Hoy es un inevitable paseo que invita a la memoria activa y que se niega al inexorable paso del tiempo y el olvido, convidándonos a estrechar nuestras manos y unirnos como parte de un cotidiano multicultural, sobretodo en nuestra región.



LA CALLE QUE PRETENDE DESTRUIR 87 AÑOS DE HISTORIA

Tal como lo señalan en el comunicado realizado por la Directiva CD Coilaco y Asamblea CD Coilaco, “…a partir de varias gestiones propias, fue como nos enteramos de que la municipalidad de Temuco pretende construir una calle (proyecto Serviu Nº 18-6014) que eliminaría la histórica cancha “Bombonera”, la cual se encuentra ubicada en calle Carrera, a los pies del Cerro Ñielol y a un costado del Cementerio General de Temuco. (zona de conservación Histórica ZCH Barrio Coilaco).

En dicho comunicado manifiestan la preocupación frente a esta grave situación, ya que provocará el desarraigo del Club de su espacio físico en el cual durante 87 años de historia, ha desarrollado su vida deportiva, social y cultural. Según las palabras de los firmantes, la destrucción de esta cancha, al encontrarse íntimamente vinculada al Barrio Coilaco, provocaría la desaparición del mismo, viéndose afectado el patrimonio cultural y social de nuestra ciudad. A renglón seguido, dejan de manifiesto que el Club no se opone a los proyectos de mejoramiento de los establecimientos educacionales aledaños a la cancha y  de la sede del Club deportivo, la Escuela Especial Ñielol y el Liceo Pedro Aguirre Cerda, muy por el contrario, apoyan y respaldan dichas iniciativas y esperan ser parte significativa de ellos en términos de vinculación e identidad barrial, sentido de pertenencia, vida saludable y cuidado del medio ambiente.

Tristemente estos hechos no son nada nuevo en esta ciudad y en otras partes del país e inclusive del mundo, donde el fútbol moderno ha ido poco a poco absorbiendo a innumerables Clubes amateur. Solo para dar a conocer algunos casos como estos a nivel local en la ciudad de Temuco, ordenados de este a oeste y bordeando el estero Koilako a orillas del cerro Ñielol:

Primero, el caso del Club Deportivo Gimnástico, cuya historia data desde el año 1909. El club tenía su cancha donde actualmente se encuentra el Instituto Teletón. La cancha fue vendida a finales del siglo XX y actualmente juegan de local en la Isla Cautín (un par de kilómetros al sur de su antigua ubicación).

También ha sido mediático el caso del Club Deportivo Comercial, equipo ligado al Liceo Comercial de Temuco, fundado el año 1911. Dicho equipo perdió su cancha para dar paso a la instalación del centro cultural «Pabellón Araucanía» en el año 2015. Hasta la fecha el Club Deportivo Comercial espera que las autoridades cumplan la promesa de entregarles un nuevo recinto deportivo. Cabe señalar que la extinta Cancha Comercial también era ocupada por el Club Deportivo Peñarol de Temuco (1965).

Ambos Clubes, Comercial y Peñarol, ocupaban hasta antes de la contingencia sanitaria, diferentes canchas de la comuna, sin tener un espacio físico al cual arraigarse como institución deportiva para desempeñar sus actividades y para recibir a sus contrincantes.

Posteriormente, fue el Centro Deportivo Liceo (1904) el que perdió su cancha debido a una remodelación de lo que fue su casa históricamente: El Liceo N° 1 de Temuco, Ex A-28, hoy Pablo Neruda. «Liceo» a la fecha no sabe si ocupará la cancha del establecimiento y ya lleva jugando, al igual que los otros Clubes despojados de sus espacios deportivos, más de 4 años en diferentes canchas de la comuna.

Finalmente, el caso del Club Deportivo Coilaco (1933), el cual desde este año 2020 ve amenazada la desaparición de su cancha «Bombonera» debido a este proyecto inconsulto que pretende construir la municipalidad de Temuco, a manos del Edil Miguel Becker Alvear.

Frente a este panorama, el día 5 de Agosto, miembros de la directiva y vocería de la Asamblea del Club Deportivo Coilaco, lograron conseguir una reunión en la Municipalidad de Temuco, donde estuvieron presentes el alcalde Miguel Becker junto a miembros del municipio. En dicha entrevista, (solicitada por la dirigencia de C.D. Coilaco), se expuso a la autoridad comunal de la situación de peligro en la que se ve involucrada la cancha del Club, percatandose que el edil no estaba al tanto de los pormenores de este proyecto en particular, los cuales sus asesores le fueron dando a conocer mientras transcurría la exposición de los representantes del Club. Las autoridades les comunicaron a los representantes coilaquinos que asistieron a esta reunión, que revisarían el proyecto y que en un par de días les tendrían la respuesta definitiva.

El día Miércoles 19 de agosto miembros de la Directiva y de la asamblea del Club Deportivo Coilaco fueron a recibir la respuesta de las autoridades municipales frente a las inquietudes presentadas. Si bien ninguno de los miembros del club fue consultado respecto a los planes de edificación municipal, un funcionario, miembro del Departamento de Obras del municipio de Temuco, aseveró en la mencionada reunión que existían documentos con las firmas de miembros del Club, donde afirmaban estar de acuerdo con el proyecto vial. Cuando se le exigió que presentara esos documentos, señaló no haber hecho nunca esas declaraciones. 

La respuesta por parte de las autoridades fue rotunda: el Director de Obras Municipales, Fernando Aguilera y el ingeniero Miguel Ángel Acuña le expresaron al Presidente y delegados de la Asamblea del Club que la calle iba sí o sí, y que la cancha desaparecería, ya que los proyectos de construcción se encuentran en regla, agregando además que no habrá ningún tipo de reparación hacia el C.D. Coilaco. A pesar de haber sido una de las potenciales respuestas que recibirían por parte de las autoridades municipales, los miembros de la comitiva no se imaginaron nunca tal falta de empatía por parte del municipio, menos cuando se habla de una cancha tan histórica y ubicada en pleno Barrio Patrimonial, sirviendo además de barrera natural frente a la edificación aledaña al Monumento Natural Cerro Ñielol.



EL PULMÓN DE TEMUCO

Hasta el momento, la comunidad no ha sido oficiada del proyecto de construcción, tomando en cuenta los distintos aspectos técnicos y sociales que se deben tener en consideración para la realización de este, por ejemplo, un estudio diligente, serio y objetivo acerca del impacto medioambiental que estas cuadras de asfalto ocasionaría a la flora y fauna del Monumento Natural Cerro Ñielol. Emplazado en pleno corazón de la Ciudad de Temuco, es uno de los pocos relictos remanentes de la formación boscosa de la ecorregión Valdiviana, y que en sus 89 hectáreas posee bosques de Roble, Peumo, Boldo y Olivillo, entre otras especies protegidas en Chile.

En cuanto a su fauna, y según un estudio realizado el año 2008, se tiene un registro total de 117 especies: 22 mamíferos, 79 aves, 9 reptiles y 7 anfibios, en su mayoría especies resguardadas bajo la Ley de Protección de la Fauna Silvestre, como el zorro, el Chercán, el Aguilucho de cola rojiza, incluso el Monito del Monte, que es uno de los pocos marsupiales que se puede encontrar en Sudamérica, y que es considerado un fósil viviente.

Sin duda, La construcción de una calle a los pies del Cerro Ñielol, con todo lo que esto implica, desde el tránsito diario de cientos de vehículos y peatones, hasta las decenas de focos de la red de luminarias que potencialmente se instalará, afectaría directa e indirectamente la vida de toda la biodiversidad existente en este imponente coloso verde de nuestra Ciudad, ya que la mayoría de estas especies son de hábitos nocturnos. Pero este tema, al parecer, no lo tienen en consideración los gestores de este proyecto, o simplemente no les interesa. Ya lo hemos visto durante el largo periodo de esta administración municipal: cientos de árboles talados para dar paso a más pavimento y cemento, a pesar de que Temuco ha sido catalogado como una de las ciudades más contaminadas del mundo, según el medio económico Bloomberg junto a la organización sin fines de lucro OpenAQ. 

Este proyecto vial a los pies del cerro se alinea con los anuncios hechos el 2019 por el Seremi de Economía Francisco López, a raíz del Plan Impulso Araucanía. En ellas detalla una serie de intervenciones al Monumento Nacional: obras para una nueva calzada de ingreso y egreso al cerro, la construcción de una ciclovía, una plaza cívica en la cima del cerro y la instalación de luminarias para visitas nocturnas. Incluso no se descarta, a través del Minvu, la realización de un teleférico que pueda unir el Pabellón Araucanía, (edificación que se realizó al expropiar la cancha del Club deportivo Comercial), hasta dicha plaza cívica.

Según lo informado por el Seremi de Economía, el proyecto de intervención del Cerro Ñielol ya se encuentra en etapa de diseño por un monto de 250 millones de pesos, y que dada la envergadura de lo que se propone, la inversión para ejecutarlo sería cercana a los $3.000 millones. El diseño se licitaría el próximo año, y de acuerdo a lo manifestado por el Seremi, las obras podrían iniciar a finales de 2021. Cabe señalar que estas declaraciones fueron hechas días previos a la revuelta social en la primavera de octubre del pasado año.

LLAMADO DE APOYO

Hoy la familia Coilaquina, frente a la prepotencia y nula disposición de parte del municipio, se encuentra dispuesta a dar la pelea por defender su cancha, y junto con esto, la historia del Club. Impedir que se siga destruyendo los barrios históricos de la ciudad, los Clubes de fútbol amateur, interviniendo el Cerro Ñielol. Es por esto que en los últimos días se han realizado jornadas de puerta a puerta para informar a lxs vecinxs sobre estos proyectos, inconsultos. Para el día Domingo 30 de Agosto el Club tiene programada una marcha, con el fin de visibilizar este grave problema a la comunidad temucana. La manifestación será a las 13:00 Hrs. y recorrerá las calles del Barrio Coilaco, finalizando con un delicioso almuerzo comunitario en la cancha Bombonera.

Paralelo a esto, lxs socixs, vecinxs, jugadores y amigxs del Club, se mantienen realizando distintas acciones concretas, como seguir con el proyecto de EcoParque Coilaco, el cuál pretende ser un espacio de educación y esparcimiento para la comunidad. Actualmente se encuentran plantados más de 18 árboles nativos como el Foye, Koiwe, Boldo, Arrayán y Pitao, entre otros.

Por todo esto, desde Coilaco se hace un llamado a los vecinos del barrio, a las y los socios Coilaquinos y de otros Clubes, a los amantes del fútbol y del deporte, a activistas por la conservación de la naturaleza, a las Juntas de Vecinos y a la ciudadanía en general, a estar atentxs a las actividades que estén realizando como Club, y por sobretodo, a estar alertas a lo que pueda pasar con la querida e histórica cancha Bombonera y su vecino Cerro Ñielol.

Redes Sociales

Galería