Noticias

julio 17, 2020

El pueblo ayuda al pueblo – Mujeres en resistencia: el campamento y olla común del Esfuerzo Porvenir

por equipo ACIWA

La noche del pasado Lunes 13 de Julio en el campamento Esfuerzo Porvenir de Temuco, una vivienda fue totalmente incendiada en extrañas circunstancias. Según vecinxs, la casa estaba envuelta con unos plásticos rociados con bencina. También, se encontró un bidón en el lugar. Ese mismo día más temprano, la Corte de Apelaciones de Temuco había acogido el recurso de protección presentado por las y los pobladores del Campamento, ordenando al Municipio de Temuco a dejar sin efecto la orden de desalojo que mantenía en tensión a un grupo de familias que decidió ejercer su derecho a la vivienda digna, a través de la ocupación de un terreno municipal abandonado en el sector Pueblo Nuevo. Ayer jueves, a días del fallo judicial y el incendio que dejó sin vivienda a una pobladora y sus hijos, conversamos con Lorena Reyes, dirigenta del Campamento, junto a su hermana Rosa y Angela Poblete, compañeras con las cuales lleva adelante, cada día, la olla común que alimenta a más de 90 vecinxs de los barrios aledaños al campamento.


ACIWA: Hola Lorena ¿cómo se inició el proceso de recuperación del terreno del Campamento El Esfuerzo / Porvenir?

Lorena: Estamos en el campamento desde los primeros días de febrero. Desde el primer día la señora Katerin Krepps [Directora de la Dirección de Desarrollo Comunitario de la Municipalidad de Temuco] nos ha intimidado y amenazado. No hemos tenido ningún diálogo con el alcalde Miguel Becker. Cuando le pedimos una entrevista, la negó y nos mandó a hablar con otras personas que no tenían ni idea de lo que nosotras le estábamos hablando, respecto al sitio de la toma.

Antes de eso, nos habían enviado a hablar al Ministerio de Educación, porque el terreno de la toma había sido cedido con fines educacionales. Pero en el Ministerio nos dijeron que no tienen nada que ver con el terreno. Por lo que hemos averiguado con un abogado, hay una letra chica en el contrato que dice que una vez que se termine el fin educativo, el terreno debió haber sido devuelto a su dueño, en este caso el Ministerio de Bienes Nacionales, pero aún no ha sido devuelto. Hoy el terreno todavía está en poder del señor alcalde, quien lo tiene abandonado hace más de 15 años, convertido en microbasural, donde gente del sector y alrededores iba a tirar basura.  

A: La municipalidad y otros funcionarios públicos de la ciudad se han mostrado como enemigos a la existencia de campamentos ¿Cómo lo ven?

L: Nosotros ocupamos el terreno, estamos viviendo acá y tratamos de tener buena comunicación con el resto de los pobladores y vecinos. Vivir en un campamento no significa que seamos gente problemática, como lo hace ver una concejala. Le queremos preguntar directamente a esta persona ¿en qué momento ella ha venido a hablar con nosotros como campamento? ¿cuándo ha venido a dialogar o a fomentar algún tipo de espacio de conversación? En ningún momento. De hecho, ella viene ocupando recursos del Municipio a gastar tiempo, a sacarnos fotos, a armar su enredo, diciendo que estamos ocupando un sitio donde se levantará un consultorio, siendo que se sabe que el terreno es inviable por el tipo de suelo que tiene este lugar.

También, otro concejal, de apellido Albornoz, nos etiquetó en redes sociales, diciendo que por culpa de nosotros la gente de la tercera edad de la población no iba a tener su centro comunitario, lo cual es falso. Le recuerdo al señor Albornoz que el centro comunitario existe ya hace 4 años en el sector, y en este momento no está funcionando por la pandemia. De nuevo, nosotras no somos gente problemática, ni que vayamos a hacer disturbios, ni alterar la vida diaria a ningún poblador, todo lo contrario.

Al igual que todos, tenemos los mismos derechos, tener un lugar digno donde vivir y no molestar a nadie. Estamos ocupando un terreno vacío y que no tenía proyección para nada. Que el señor alcalde o alguna autoridad nos demuestre que antes de que nosotras llegáramos había alguna propuesta concreta o llamado a licitación. Es totalmente falso. Este terreno estaba totalmente abandonado.

A: ¿Cómo se ejerce el derecho a una vivienda digna en esta condiciones?

L: Nosotras sabemos que la ocupación era la única manera que teníamos para subsistir, porque lamentablemente en Chile los sueldos son tan bajos que hay dos opciones: o pagas un arriendo o comes. Aunque sea un departamento interior, nunca vale menos de 200 mil pesos, y si tú ganas 300, pagas luz y agua ¿cómo le das de comer a tus hijos? Es imposible.

Quedarnos en este terreno fue una decisión de la comunidad de pobladores. Lamentablemente acá en Temuco no hay terrenos, y los protocolos son tan largos, una dilatación terrible por la que te hacen pasar para poder ganar un subsidio. Y con una hacen lo más fácil: mandarte para un lado alejado, como por ejemplo San Ramón, donde mandaron a tanta gente para allá, donde no había un consultorio, no había colegio, no había nada.

«Somos pobres, no tenemos recursos para optar a una vivienda, es lo que nos tocó, pero no por eso nosotras no vamos a exigir dignidad para vivir»

Acá estamos cerca de nuestro sector, Pueblo Nuevo, Santa Rosa, es la única opción más cercana que tienen los pobladores a sus trabajos.  No va a pretender la autoridad que uno se vaya a vivir a San Ramón, gastando toda la plata en pasajes. Somos pobres, no tenemos recursos para optar a una vivienda, es lo que nos tocó, pero no por eso nosotras no vamos a exigir dignidad para vivir.

A la gente del campamento la tildan de aprovechadora, y cuantas otras cosas y no es así. Acá hay gente que para el banco no califica. Para el Registro Social de Hogares, tampoco porque ganan entre 300, 400 mil pesos. La gente acá está toda encalillá con las tarjetas de crédito para poder comer, vestirse, nunca va a poder optar a un crédito hipotecario. Acá lo que debería cambiar es la realidad del sistema, ¿porque hay tanto campamento en Temuko? En nuestro campamento hay también familias haitianas que tampoco tienen un trabajo estable, nadie de mi campamento califica para el Estado y el Banco.

Muchos se han postulado hasta tres veces y nadie gana un subsidio. Nosotras tuvimos muchos años en un comité perdiendo mi tiempo, porque la burocracia para poder postular a eso es un trámite infinito. Para muchas familias no es tan fácil poder poner todos los meses 20 mil, 30 mil o 10 mil pesos. Para algunos 10 mil pesos no es nada, pero para otros que no lo tiene, es mucho. Al final te cansas del sistema. 

A: Hace unas semanas, el alcalde Miguel Becker emitió una orden de desalojo contra el campamento. En primera instancia la corte acogió el recurso de protección que ustedes presentaron ¿cómo han visto la actitud del Municipio en ese contexto?

L: El alcalde que tenemos es una persona que no está dispuesta al diálogo, mucho menos la señora Katerin Krepps. De una manera arbitraria, sin previa conversación con ninguna de nosotras o algún integrante del campamento, Miguel Becker tomó la decisión de demoler nuestras casas igual como un Nazi. No sabemos en qué mundo vive el alcalde, que en una crisis mundial, sanitaria y económica, ordena de manera déspota demoler nuestras casas.

Luego de esa situación nosotras pusimos un recurso de protección frente a la justicia, el cual fue aceptado, declarado admisible, con orden de no innovar, lo que evitó que hubieran más desalojos.

Ahora, el alcalde tiene ocho días para hacer sus alegatos, defenderse, por lo que aún no sabemos que decisión se tomará. Confiamos que en este tiempo los tribunales de justicia hagan lo que deben hacer, que de una vez por todas decidan apoyar al pueblo y darse cuenta de que si la gente llega a vivir a un campamento no es por gusto, es por una necesidad. Ninguna familia va a querer estar expuesta al frío, a ser denigrada, a este genocidio con los pobres que hacen.


Hostigamiento de autoridades comunales

La hermana de Lorena, Rosa nos cuenta:

“por ser hermana de Lorena, dirigente del Campamento, la señora Katerin Krepps me quitó mi puesto de la Feria Itinerante. Se ensañaron conmigo. Presenté un recurso de protección, y el Juez dió orden de no innovar, y aún así no me permiten trabajar. No presentaron una supuesta caducación que yo tenía, según ellos. En ese momento yo estaba embarazada. Les dije que tenía problemas de presión con mi embarazo, y aún así me siguieron haciendo la guerra hasta que perdí mi puesto”.

«La señora Katerin Krepps nunca nos ha llamado al diálogo, es una patrona de fundo. Es una persona que no tiene educación en cómo tratar a las personas. Grita, no te deja hablar; ella dice lo que se tiene que hacer, y no hay más.»

L: Como yo soy la presidenta del campamento, la señora Katerin Krepps tomó represalias en contra de mi hermana, porque un día la vieron llevando fruta al campamento. Ella nos colaboraba con frutas y alimentos para mi y mis hijos. Mi hermana tuvo la mala suerte de ser vista ayudándonos, y por esto ser amenazada y perseguida por la Municipalidad, hasta que lograron su cometido y le clausuraron su lugar de trabajo. Luego de eso, mi hermana tuvo un alza de presión y tuvo un aborto espontáneo. 

Es evidente que todo esto que ha pasado no corresponde, se supone que estamos en un país libre, en democracia, donde una puede pertenecer a la agrupación que quiera. La señora Katerin Krepps no respetó eso, y se ensañó con mi hermana. Creemos que hay algunas personas que ejercen más poder del que debiesen ejercer, y la responsabilidad de eso es del Alcalde. En la Municipalidad hay personas que no tienen conciencia. 

La señora Katerin Krepps nunca nos ha llamado al diálogo, es una patrona de fundo. Es una persona que no tiene educación en cómo tratar a las personas. Grita, no te deja hablar; ella dice lo que se tiene que hacer, y no hay más.

Por eso que ningun gobierno quiere que la gente pobre se eduque, porque así siempre van a tener mano de obra barata, para hacer lo que quieren con nosotros. El gobierno, los políticos y la clase millonaria de este país no quiere que la gente pobre se eduque, porque se va a empezar a cuestionar, y no quieren que nosotros nos cuestionemos. Pero ahora la gente tiene otro chip, un cambio revolucionario, nosotras sí nos estamos educando, y estamos educando a nuestros hijos para que ellos no vivan lo que nosotras vivimos. Desde esta mente, es de donde tenemos que hacer el cambio. Revolucionar un nuevo sistema para Chile. 

La constitución que tenemos es completamente nefasta. Debemos seguir alzando la voz para que los que legislan en este país empiece a hacer bien su trabajo. Legislar para el pueblo. Necesitamos una nueva constitución, necesitamos que la vivienda digna sea un derecho para todos los habitantes de este territorio. Que sea un derecho universal.

A: Sabemos que llevan adelante una olla común ¿cómo ha sido el trabajo que han hecho, ollas comunes llevadas adelante en varios puntos de la ciudad, principalmente por mujeres?

L: Las ollas comunes las lideran las mujeres porque nosotras sabemos que solo el pueblo ayuda al pueblo. Acá en nuestro sector, hay muchos abuelitos que si no fuera por las ollas comunes no tienen qué comer. Porque no tienen trabajo, o porque ganan una miseria de pensión, después de haber estado toda la vida trabajando, recibiendo pensiones de cien lucas, gastando casi todo en medicamentos. 

Las mujeres han tomado fuerza, porque hay más unión, y estamos acostumbradas a ser las que tenemos que estar levantando cabeza. Las mujeres estamos luchando, en cada olla común. Mujeres que siempre han luchado por algo digno para ellas y sus familias. Si estamos luchando es porque estamos pensando en nuestros hijos y nietos, y los que vendrán. 

Queremos que nuestra olla de común no deje de funcionar, por lo que solicitamos ayuda para seguir cocinando, verduras, carne, frutas, para el postre de los abuelitos. Para algunos comerse una manzana no es algo tan importante, pero para un abuelito que después del almuerzo no va a tener qué echarse a la boca, es la comida con la que puede terminar el resto del día.


  • Olla Común El Esfuerzo / Porvenir
  • 8 norte 01264, Pueblo Nuevo
  • Teléfono/WhatsApp +56 9 3029 0098
  • Puedes aportar con:
  • harina, verduras, frutas, carne, abarrotes, fogones, ollas.

Redes Sociales

Galería