Noticias

enero 8, 2020

Leonor Olate, médica Brigada Cruz Negra: «La Facultad de Medicina pasó de ser un punto de salud a uno de solidaridad para los y las manifestantes»

por equipo ACIWA

En la pasada Jornada por la liberación Mapuche en memoria de lxs caidxs, realizada en la isla Cautín de Temuko el viernes 3 de Enero, pudimos conversar con Leonor Olate, médica, miembro de la brigada Cruz Negra. Desde su voz, conocimos sobre la situación de acoso que está sufriendo a través de redes sociales. También, sobre la historia presente y futura de la brigada de estudiantes y trabajador@s de la salud que ha acompañado a las y los manifestantes durante todo el ciclo de estallido.


En las últimas semanas has dado cuenta de una persecución por parte de ciert@s sujet@s y grup@s a través de redes sociales, ¿cuáles son los detalles de la situación?

Un amigo me mandó la foto de un pantallazo de un grupo que se llamaba «No a la doctrina comunista en mi país», y aparecía una mujer llamada Erika, no recuerdo su apellido, que se definía como animalista. Entre otras tantas publicaciones sobre otras personas, respecto a mi publicaron mi fotografía, y se hacía un relato sobre mi. Cuando vi esto como que me fuí un poco a negro, en el sentido del temor que te puede generan, el impacto, así que fue poco lo que hice, más allá de difundir la imagen y pedirle a compañeras y compañeros que averiguaran más, y ellos identificaron que el perfil era real.

Era de una mujer de Santiago, de Providencia; tenían su nombre, su perfil real y que varias personas más de la misma línea política habían compartido la publicación. Esa es la información que tenemos, y hasta el día de hoy no tengo acciones legales contra ella en particular. Sí hay un recurso de amparo preventivo por el tema de los hostigamientos, que han sido como sistemáticos.

¿Cómo ves esta articulación que está teniendo la extrema derecha, haciendo uso de las redes digitales, para individualizar, mapear, a l@s luchador@s sociales en el actual contexto de movilización?

Bueno, ya a través de los Pacoleaks se había esbozado que los aparatos estatales estaban intentando identificar a dirigentes sociales, independiente de si pertenecían o no alguna organización o partido político.

A mí me parece que es lo esperable cuando se está en estos contextos de lucha, de polarización, que la gente que tenga una posición un poco más visible sea identificada, tanto por los aparatos estatales como por grupos fascistas. No me parece algo inusual o poco esperable, a pesar de que, obviamente, es repudiable. Pero es como ellos responden políticamente, siempre con violencia, matanzas, agresión, frente a cualquier transformación que se quiera plantear.

Entonces aunque es duro y complejo, era lo que nosotros imaginamos, que podía ocurrir en este clima de polarización. Y no sólo es por redes sociales, en Santiago por ejemplo, hay un tipo que salió a disparar a personas, que se definía como pinochetista. Salieron los Chalecos amarillos en algunas ciudades, hay varios vídeos redes sociales incitando, poco menos que a atropellar, a violentar a manifestantes, ni siquiera a los dirigentes.

Me parece que es parte del clima que se va generando en torno a la lucha, al mantenimiento de la lucha, la gente va tomando posición.

También puede estar en relación al trabajo que has hecho desde las brigadas de salud, la visibilidad alcanzada, y el rol articulador que han jugado durante estos meses de movilización social ¿cómo ha sido el camino de lo que hoy conocemos como Cruz Negra?

Surge de chic@s, principalmente estudiantes, más que como mi caso, que soy trabajadora de salud. Un grupo de estudiantes desde el 18 y 19 de octubre empiezan a salir a la calle a atender a las y los manifestantes, de manera bien artesanal inicialmente.

«Hicimos una articulación bien bonita, con gente que trabajaba en derechos humanos, gente de prensa, con personas que generaban la comida, la protección del espacio.»

Después de un par de semanas se constituyen como brigada de primeros auxilio UFRO. Empieza a llegar gente de otras universidades, y después de un par de semanas llegamos también trabajadores, enfermeros, enfermeras, nutricionistas, kinesiólogos, en mi caso, médicos y médicas, y dejó de ser sólo una brigada de primeros auxilios. Hicimos una articulación bien bonita, con gente que trabajaba en derechos humanos, gente de prensa, con personas que generaban la comida, la protección del espacio.

La Facultad de Medicina pasó de ser un punto de salud a un punto de solidaridad para los y las manifestantes que estaban en ese momento. O sea, pasamos de ser sólo una brigada, a un punto solidario, pero con posición política, en el sentido de que no solo atendemos a las personas, sino que estamos a favor de las movilizaciones y tenemos una posición al respecto de lo que está ocurriendo en el país. Por eso también hemos sido reprimid@s directamente por Carabineros junto a l@s compañer@s en la calle. Los Carabineros han ingresado reiterada y violentamente a nuestra Facultad.

¿Qué reflexiones haces de este cambio que se vive al interior del mundo de la salud, en trabajador@s y estudiantes, tradicionalmente adscrito a posiciones más conservadoras y promodelo, y que hoy l@s vemos surgir como actores y actrices fundamentales en el actual ciclo de movilizaciones?

Yo ingresé el año 2006 de la Facultad de Salud y en ese tiempo recién se armó el primer centro de estudiantes de la salud, que agrupaba a todas las carreras de la Facultad. Hasta ese entonces sólo habían centro de estudiantes por carrera. Desde el 2006 ó 2007 a la fecha, hubieron varios centro estudiantes de salud, varias organizaciones que impulsaron procesos en torno a la recuperación de espacios para l@s estudiantes.

Cuando yo ingresé, el espacio que había para l@s estudiantes era un container, bien precario. Nosotr@s nos movilizamos bastante y conseguimos lo que es la Casita de Salud, que es donde hoy día estamos atendiendo. Desde ahí se empezó a construir un proceso que se ha ido transmitiendo hasta la fecha, un proceso de movilización y conciencia que llevó a que hubieran toma feministas también el año pasado en la facultad, y que el año 2011 nos tomáramos la facultad por tres meses y medio por primera vez. Nunca había habido una toma tan larga. También hubieron toma y movilizaciones importantes en apoyo a movilizaciones del pueblo mapuche en la Facultad.

Así que esto ha sido un proceso de por lo menos 10 a 12 años de articulación y de generación de lo que hoy día es el espacio estudiantil, que si bien en la Facultad puede estar un poco articulado, en la UFRO en general no se ve mucha articulación estudiantil universitaria. En la Facultad de salud, por suerte, ha habido algún rescate de todo ese proceso.

«No queremos tener el monopolio de este saber en salud. Sabemos que hay muchos otros saberes que tenemos que compartir, socializar, y que ojalá se generaran más brigadas, que no sea solo la Cruz Negra.»

La Cruz Negra se articula en un escenario de enfrentamiento y resistencia, de apoyo a las víctimas de la violencia sobre los cuerpos, que el Estado intensificó desde el 18 de Octubre. A medida que se adentra el verano, y se desgasta la protesta callejera, van tomando preponderancia otras formas de movilización, espacios de deliberación política, por muchas partes de la ciudad. Cambia el escenario ¿qué reflexiones están haciendo respecto a este cambio, la forma que va adoptando la movilización social, y el rol de ustedes como Brigada?

Para nosotr@s este tiempo del verano, desde diciembre a la fecha, ha sido un período de repliegue de la acción en la calle. Ha sido un repliegue ordenado, porque nos replegamos para organizarnos. Queremos salir de la Facultad, a hacer talleres en barrios y sindicatos, talleres de primeros auxilios en la protesta.

No queremos tener el monopolio de este saber en salud. Sabemos que hay muchos otros saberes que tenemos que compartir, socializar, y que ojalá se generaran más brigadas, que no sea solo la Cruz Negra. Durante Enero y Febrero la idea es salir a las comunas, lo hemos pensado harto, porque nos han convocado de diferentes lugares a hacer talleres, también acá en los barrios de Temuco.

Por otro lado, nosotros como Brigada queremos prepararnos para lo que va a ser marzo. Creemos que durante el verano va a disminuir el número de manifestantes en la calle, pero el escenario de marzo va a ser tanto o más crudo que lo que vivimos en estos meses. Por lo tanto nosotros también tenemos que estar preparado en ese sentido, de forma técnica, política y organizacional para hacerle frente.

En ese período estamos: preparándonos, siempre en la calle, pero ahora en un stand, haciendo talleres, tomando un rol distinto, convocando a actividades culturales; pasamos el año nuevo también en la calle. Finalmente, seguimos ahí pero de una forma distinta, adecuándonos al contexto.

Redes Sociales

Galería