Noticias

noviembre 27, 2019

Ante las medidas de amedrentamiento anunciadas por la ministra Marcela Cubillos

por Comisión de Educación, Asamblea Popular Plurinacional de Temuko

A lo largo de la historia se ha intentado que el rol docente sea meramente técnico, que se limite solamente al traspaso de contenidos que los estudiantes deben aceptar sin cuestionar, sin pensar, es decir, sin ejercer las funciones más elevadas del intelecto humano; a los profesores se nos amedrenta para que cumplamos solamente esa función insignificante, por eso no nos pueden sorprender los anuncios realizados por la titular del Ministerio de Educación, Marcela Cubillos, que amenaza con la redacción de proyectos de ley que eviten lo que ella denomina “adoctrinamiento político” de los infantes en las salas de clases. Amenaza con cerrar colegios o imponer cuantiosas multas a los establecimientos donde los niños y jóvenes propaguen consignas propias de las manifestaciones de las últimas semanas. Sin embargo, queremos recordar que hasta no hace mucho, algunos libros, aprobados por el Ministerio de Educación, llamaban gobierno a lo que fue una dictadura, y que no sabemos de ningún Colegio que haya sido cerrado por propagar tan funesta confusión. 

Señora Ministra: los profesores ponemos en riesgo nuestro propio sustento con tal de ser mucho más que meros transmisores de datos, porque creemos firmemente que la Educación es un espacio que invita a transformar la realidad, a participar como ciudadanos, a la toma de decisiones y al diálogo; creemos que la Educación es y debe ser un espacio de desarrollo integral y personal, crítico y con valores comunitarios, inclusivo e intercultural; un espacio que estimule la formación de ciudadanos reflexivos, que busquen el bienestar común en armonía con el medio ambiente.

El comunicado de la Ministra Cubillos, viene principalmente a amedrentar a las comunidades educativas y a violentar nuestras facultades como docentes, y busca imponer un pensamiento impulsado por la derecha, que se ha negado sistemáticamente durante décadas a los cambios que hoy exige la ciudadanía; este amedrentamiento se hace eco de lo sucedido en otras partes del continente bajo gobiernos que buscan en vano encarcelar las ideas, que surgen de la misma niñez y que ahora los adolescentes y los jóvenes desarrollan cada vez con más convicción, sin que nadie pueda evitarlo.

Debido a lo anterior, hacemos un llamado, en primer lugar, a la ciudadanía, para que tengan la confianza que en las escuelas se abren espacios de diálogo sin adoctrinamiento político, no solo durante estos días de estallido social, sino también a lo largo de diversos momentos durante el año. Los docentes responderemos a este nuevo acto de amedrentamiento con más organización y estrechando los vínculos con las comunidades educativas.

Por otra parte, hacemos un llamado a la instancia Regional del Colegio de Profesores, para que se pronuncie contra este nuevo atropello a que ataca al corazón mismo de lo que somos como profesores.

Por último, interpelamos a la ministra en sus propias palabras, refiriéndose a los docentes como violentistas, y pedimos que el gobierno haga un autoanálisis frente a la violencia de la que ellos han sido testigos o gestores durante décadas, como la violencia ejercida contra la infancia mapuche, contra la niñez vulnerada en los centros del Sename, con la aplicación del programa de Aula Segura o en la represión de las protestas de las últimas semanas.

Señora Ministra: nuestros alumnos han vuelto a las aulas en un Chile distinto; ellos ahora manifiestan el dolor de los abuelos que apenas sobreviven y de los jóvenes angustiados por las deudas; nos cuentan la lucha cotidiana de sus familias que han sufrido la mercantilización de su dignidad y sus derechos, todos ellos víctimas del tipo de sociedad que Usted con tanta persistencia ha defendido; y ahora nos pide que los profesores callemos, mientras nuestros alumnos se horrorizan al conocer el nivel de represión, los ojos mutilados, las mujeres vejadas y maltratadas, las acciones de gaseo contra niños en colegios protagonizadas por Carabineros, y las decenas de asesinados; y Usted nos pide que callemos. Nuestros alumnos han vuelto a clases ansiosos de respuestas y nosotros, que ostentamos la profesión más importante de todas, no nos podemos callar, y más que nadie en este mundo nos sentimos con la obligación de contener sus preocupaciones, compartir entre todos sus vivencias y dar una respuesta, como SIEMPRE lo hemos hecho y como lo seguiremos haciendo contra viento y marea.

Seguiremos llenándonos de orgullo al encontrarnos con nuestros alumnos en las protestas. Usted no lo podrá evitar. Seguiremos brindando contención y educación en estos días cada vez que nuestros estudiantes y apoderados nos lo pidan, en la calle y en la escuela. Porque esta es la esencia de la Educación. Usted no lo sabe y exigimos su renuncia.

COMISIÓN DE EDUCACIÓN – ASAMBLEA POPULAR PLURINACIONAL DE TEMUKO

Redes Sociales

Galería