Noticias

noviembre 25, 2019

Agrupación Afectados por Lesión Ocular Araucanía: «Hoy los nombramos como sobrevivientes de la violencia del Estado»

por equipo ACIWA

El pasado Domingo 24 de Noviembre, durante el 1er Encuentro de Asambleas, Cabildos y Trawün de la Comuna de Temuko, conversamos con Catalina Irribarra, parte de la Agrupación de Afectados Directos por Lesión Ocular en la Región de La Araucanía, familiares y red de apoyo. Luego de que Catalina compartiera sus palabras ante el pleno de la Asamblea Comunal, nos juntamos un rato para hablar sobre la nueva organización, las urgencias que enfrentan los compañeros, y el rol de la memoria sobre algunos de los hechos más dolorosos que ha dejado la represión del Estado durante este ciclo de movilizaciones en Chile y Wallmapu.


Catalina, ¿cómo se gesta la organización?

La Agrupación nace ante la necesidad de ver que todos los días estaban aumentando los casos de mutilaciones por daño ocular, y que los procesos médicos y judiciales están siendo muy complejos. Ante esa adversidad, nace la necesidad de organizarnos y trabajar en conjunto.

¿Cómo ha sido la relación con el sistema público de salud ante la situación que viven los compañeros?

De manera individual el proceso ha sido engorroso y lento, como lo son todos los procesos médicos del servicio público. Mañana [lunes 25 de Noviembre de 2019] tenemos la primera reunión formal como Agrupación con el Director del Servicio de Salud Araucanía.

¿Cuántas de las víctimas de mutilación por parte del Estado conforman la Agrupación?

A nivel regional hay 11 personas lesionadas, y son 7 los chicos con los que hemos podido tener contacto.

¿Se han conformado agrupaciones similares en otras regiones o ciudades del País?

Hasta el minuto no tenemos información de ello. Pero pensamos que se van a ir armando y seguramente tendremos que organizarnos en conjunto.

¿Cuáles son las exigencias de la Agrupación?

Todavía no estamos hablando de demandas, porque estamos intentando responder a las necesidades inmediatas. Para ellos las necesidades actuales tienen que ver con el tiempo que está tomando esto, prolongadas asistencias hospitalarias, al sistema judicial. Por esto, lo primero que vamos a pedir es que haya una atención prioritaria, donde se reúnan todos los especialistas, y que el estado aborde la situación de los chicos, haciéndose responsable, como agresor, a través del sistema de salud. Lo primero es eso.

Luego, a todos nos interesa que exista justicia. Haya justicia sobre quien apretó el gatillo y los mandos de las instituciones responsables. Estos no fueron hechos aislados. Por ello estamos hablando de demandar a los responsables por crímenes de lesa humanidad. Acá hay instituciones que se deben hacer responsables. Hay cabezas que están detrás de todo esto.

¿Han podido establecer vínculos organizaciones vinculadas a los Derechos Humanos?

El Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) son los primeros que se han acercado a todos los casos. Todas las querellas están mediadas por ellos. También algunas agrupaciones de abogados que están colaborando en el proceso, que han ofrecido sus servicios, como el CIDSUR, y también médicos que se han acercado. En general, hay mucho apoyo, por lo preocupantes de la situación.

Los chicos afectados, sus familias ¿cómo están, cómo se encuentran al día de hoy?

Es complejo. No puedo decir que están bien. Yo como persona externa digo que tienen mucha fortaleza, el hecho ya de poder reunirse, organizarse, demuestra esa fortaleza. Pero claro que hay mucho daño, sus familias están con mucho dolor, madres con mucha frustración.

Uno de los papás decía no puedo creer mi hijo haya nacido sano, completo, y el Estado me lo devuelve mutilado. Es un dolor que compartimos como Red, y también la tristeza de imaginar y ver que el Estado en realidad los quería muertos. Hay casos y relatos que, claramente, nos hacen entender que Carabineros quería asesinarlos.

Hoy nombramos a los afectados directos como sobrevivientes de la violencia del Estado.

¿Cómo ves que el movimiento social puede ser un aporte al proceso de los compañeros sobrevivientes de la violencia de Estado, y al trabajo de la Agrupación?

Lo primero es no olvidar. No olvidar nada: no olvidar las mutilaciones, no olvidar las violaciones, porque no somos los únicos afectados por violencia estatal; no olvidar los asesinatos, las desapariciones. No olvidar, y que eso se manifieste en las calles, en las paredes, en nuestros grupos familiares, que esté siempre presente en nuestro diálogo.

Lo segundo, no dejar de luchar por todas las demandas que nos llevaron a la calle, y que hoy dan sentido al movimiento. Las razones por las que los chicos estuvieron esos días en la calle, movilizándose. Razones por la que hoy siguen igual luchando. Tenemos que lograr esos objetivos, tenemos que seguir fortaleciendo nuestra organización. 

Redes Sociales

Galería